La hemofilia puede causar:
Inflamación en las articulaciones que puede provocar daños o inflamación en los músculos.
Sangrado en la cabeza y a veces en el cerebro que puede causar daño cerebral.
Daño en otros órganos del cuerpo.
Dolores como consecuencia de hemorragias en varios órganos.
La muerte puede ocurrir si no se logra detener la hemorragia o si se presenta en una órgano vital como el cerebro.